Protocolo de higiene y seguridad en la manipulación de los alimentos

La cocina como carrera profesional está en boga, y en este interesante oficio se deben seguir reglas higiénicas para poder triunfar. Cuando no se aplican, se generan problemas de salud a los comensales; e incluso, algunos tipos de intoxicación pueden llegar a ser graves. Así que, la correcta manipulación de los alimentos garantiza la seguridad de los consumidores.

Sin embargo, ¿qué tipos de riesgos existen cuando los víveres no son controlados de forma segura? En hogares, restaurantes, comedores populares, bares, ferias o zonas gastronómicas de centros comerciales, si falla la higiene alimentaria, se podrían generar afecciones graves a las personas. Veamos cuáles son y cómo evitarlas.

Los alimentos pueden contaminarse si:

  • Las personas que los preparan no se lavan bien las manos.
  • No son manipulados adecuadamente durante su preparación.
  • No se almacenan a la temperatura apropiada.
Seguridad de los consumidores

Riesgos de la salud por una higiene alimentaria inadecuada


Riesgos de salud por mala higiene alimentaria

Las principales fuentes de contaminación de los alimentos son:

  • Estafilococos. La intoxicación se suele manifestar como piel escaldada, abscesos, gastroenteritis, náuseas, vómitos intensos, síndrome de shock tóxico, etc. Es más común en el caso de los alimentos crudos.
  • E. Coli. La contaminación con esta bacteria proviene de ingerir alimentos poco cocidos, agua contaminada, vegetales crudos o que no hayan sido lavados correctamente. Causa diarreas con sangre, cólicos, calambres o sensibilidad abdominal intensa y vómitos.
  • Salmonella. Produce toxiinfecciones con síntomas de gravedad como fiebre alta, cólicos estomacales, debilidad o mareos, heces negras, vómitos prolongados, etc. Se puede encontrar presente en pollos, cerdo, pavo, res, huevos, frutas y vegetales; incluso procesados, congelados y/o empanizados.
  • Gérmenes (protozoos, hongos, virus y bacterias). Producen infecciones intestinales por amebiasis, giardiasis, etc. Causan fiebre, calambres estomacales, diarreas, fatiga, flatulencia, heces grasas y en ocasiones, abscesos hepáticos.
  • Parásitos. Entran al cuerpo a través de alimentos, bebidas o dedos contaminados. Sus síntomas incluyen dolor estomacal, náuseas, irritabilidad, insomnio, agitación, rechinado de dientes, infecciones urinarias, prurito vaginal o anal, infección abdominal y pérdida de peso.

¿Cómo evitar las intoxicaciones alimentarias?


Al cumplir el protocolo de higiene alimentaria en establecimientos hosteleros, en cuanto a limpiar, separar, cocinar y refrigerar correctamente los alimentos, se minimizan los riesgos. Las medidas incluyen:

  • ★ Limpiar a diario las áreas de la cocina y las mesas.
  • ★ Asear periódicamente los equipos de refrigeración.
  • ★ Mantener intacta la cadena de frío.
  • ★ Conservar equipos y utensilios limpios.
  • ★ Equipar con uniforme y accesorios de protección al personal.
  • ★ Exigir al personal de cocina que mantenga las uñas cortas, limpias y sin esmalte.
  • ★ No reutilizar el agua ni el aceite.
  • ★ Separar alimentos crudos y cocidos, para evitar un cruce de la contaminación.

En la zona gastronómica de Alcampo La Laguna. nos hemos hecho merecedores de la confianza de nuestros clientes; quienes comparten aquí con familiares y amigos. Así, seguimos al pie de la letra las medidas de seguridad alimentaria, para proteger la salud de nuestros visitantes.


Fuente: The Culinary Institute of America – Youtube